Domingo, 19 de agosto de 2007
Comentarios (0)  | Enviar
"Corr?a 1890, cuando el Chicago Tribune public? un reportaje sobre la India donde se describ?a una escena particularmente ex?tica: un fakir lograba que una cuerda quedara repentinamente r?gida en posici?n vertical, un ni?o trepaba por ella y desaparec?a una vez llegado a lo alto. El fakir, armado con una espada, escalaba la cuerda tras el ni?o y desaparec?a igualmente al llegar al extremo superior. A continuaci?n, miembros ensangrentados del ni?o comenzaban a caer desde lo alto a una cesta que hab?a en el suelo. Y finalmente, el fakir reaparec?a bajando por la cuerda y volcaba el contenido de la cesta mostrando al ni?o intacto y en perfecto estado."

(Fragmento del art?culo de Joseba Andoni Aguirregoikoa Publicado en "El Esc?ptico Digital"")

Probablemente cuando pensamos en la India se nos venga a la cabeza una serie de imagenes como:

- Pobreza.
- Peligro nuclear.
- Vaca.
- Elefantes.
- Encantadores de serpiente.
- Fakir.

Y si pensamos en fakir, seguramente:

- La cama de pincho.
- Andar sobre el fuego.
- Andar sobre cristales.
- Tipo con turbante, barba y pinta de sucio.

y como no... La cuerda India sobre la que se trepa.

La imaginaci?n de escritores del siglos atr?s, as? como la de viajes, han creado la imagen de una cuerda que, ella solita, y al comp?s de una "flauta" se va poniendo r?gida.

Dicen que nunca se ha podido filmar una escena real y que las veces que lo hicieron, la filmaci?n no capt? ninguna imagen.

Magos como Wolfgang han recreado este juego, si el m?todo utilizado es el mismo que el de lo fakir, no lo sabemos y supongo que nunca lo sabremos, y ya forma parte de los misterios de la India.

Probablemente lo de la grabaci?n sea cierto, ya que si en youtube no esta, es que no existe, pero en cambio y para regocijo de todos y todas os voy a dejar con el "mago m?s elegante de todos los tiempos, el mago m?s guapo que jam?s ha pisado un escenario, el mago m?s simp?tico que jam?s ha visto el mundo, ..." seguro que ya sab?is de quien habl?... Dn Juan Tamariz y su "cuerda india"


Comentarios